Archive for the ‘Piedras en el zapato’ Category

Las cosas que te diría

febrero 1, 2009

No sé que es… tal vez sea su reciente indiferencia, la tardanza a la hora de contestarme, el que ahora no es ella quien me saluda, el saber de él… o ta vez sea todo junto, lo que me hace escuchar canciones lindas e imaginarme las escenas más románticas con ella. Podría ser el saber que él sí puede tocar su piel, mirarle a los ojos, saber que en cualquier momento podría robarle un beso, que puede tener su olor. El sentir que me roban algo que ya no es mío y que en teoría alguna vez lo fue. 

 

Me equivoqué? ahora la extraño, pero que pasará si se lo digo y después… la quiero,  pero la verdad es que soy mala, soy cruel y egoísta, y muy celosa. Ella se merece por sobre todas las cosas, ser feliz. Si no le hubiera dicho que esto se acababa, le escribiría:

 

Te quedarías conmigo en el frío sólo para poder abrazarte? sin decirnos una palabra sin que importe la gente. Porqué nunca hablamos de un beso? supongo que teníamos miedo, pero ahora te lo digo, si te tuviera aquí, no estarías a mi lado. Estarías sentada en mis piernas, mi rostro hundido en tu cuello y mis brazos alrededor tuyo, como queriendo tenerte todita para mí. Buscaría que cada parte de mi cuerpo te tocara, sintiendo que somos una, y cerraría los ojos, apagaría la luz y no me molestaría quedarme así, sintiendo tu calor, aspirando tu perfume. Y creo que sólo así podría poner, como pocas veces, la mente en blanco.

 

No te vayas lejos, quédate donde te pueda ver siempre que quiera, dime otra vez que la peor cosa que podrías saber de mí es que me voy lejos y por mucho tiempo, dime que me quieres, que me perdonas… perdona mi orgullo, pero sobre todo, mi estupidez.

 

Sabes que si supiera que todavía me quieres así, no me importaría preguntarte de nuevo? que no me importaría rogarte si fuera necesario. Si sólo me dieras señas de que el hablar no te hará daño… entonces te diría toda la verdad, te diría lo incoherente que me siento, lo vacía y sucia que me siento ahora. Que siento que dí lo más lindo y limpio que tenía a cambio de una experiencia que no llega y que probablemente no llegará. Que en ese momento no te quise lo suficiente como para aguantarme las ganas. Y con esta última frase sé que no me perdonarías nunca… será por eso que no hiciste ninguna pregunta? pero cómo te digo ahora eso? cómo te pido que me quieras de nuevo? me da vergüenza. Porqué no preguntaste nada? o será que eras tu quien ya tampoco se sentía igual, será que en ese momento no nos queríamos lo suficiente? lo dudo… creo que me equivoqué.

——–

 

Qué hace una en estos casos? soy yo la que ahora necesita un consejo.

Más vale solo que mal acompañado

noviembre 30, 2008

Viernes, sola.

Sábado, País y El.azúcar.causa.el.mismo.efecto.que.el.alcohol, las dos niñas mexicanas con las que fui otra vez al mercado de navidad en Dortmund. Para abreviar, le daremos otro nombre, ammmm es que todos los que se me ocurren son malos juasjuas. Bueno, la llamaremos FM.

 

Aquí empieza la historia, el viernes me fui sola porque mis amigas no contestaron los mensajes y me dije: no vuelvo a quedarme en la casa durante el fin de semana! me fui a Dortmund, que no queda muy lejos de pueblo.  Sospresa! estaba el mercado de navidad! ay qué emoción! todo lindo, muchas luces, ya oscuro, muuuucho frío, mucha gente linda… Ay me quedé con ganas de sacar fotos de tantas niñas bellas que vi pasar, pero es que ese día andaba miedosilla y pues no me animé juajua. La tarde empezó triste, me iba lamentando porque eso de ir sola pues no es usualmente lo más agradable. Y ahora me doy cuenta, no es porque no haya encontrado con quien ir, pues gente si había, pero había que viajar más y no me apetecía pasar 4 horas en el tren. Iba caminando así, muy despacio por las calles, asomándome en cada puesto, viendo curiosidades y recuerditos, comida, bratwurst, Glühwein, currywurst, algodones de azúcar, caramelos… le di un par de vueltas al mercado, tranquilamente, me compré una salchicha con catsup y la comí despacio, ahh qué bien me supo. Tomé fotos, escuché música en la calle, seis hombres turcos tocaban y cantaban canciones muy alegres que me sacaron más de una sonrisa. La noche concluyó conmigo caminando de regreso a casa y cantando con los audífonos puestos. No estaba precisamente feliz, pero logré hacer algo por mí: vencí el miedo de ir sola y lo logré, pasé un rato agradable y aquí estoy. Vi muchas cosas geniales, mucha gente interesante y pasé también mucho frío, lo que me recuerda que necesito unos guantes XD

 

El sábado fue completamente diferente, llegar a la estación, esperar media hora a que llegaran estas señoras, y finalmente salir. País me cae excelente, es muy linda, tiene mucha energía y está bien loca, eso ya le da un punto extra jajaja. Fuimos a caminar un poco dado que ella llegó primero. Yo no tenía idea de que iba a ir también FM oh no! es de esas niñas que me molestan, su sola presencia me molesta. No lo puedo evitar, pero es que es mandona, grosera, presumida, no tiene nada de qué hablar, creo que nunca en su vida ha leído un libro completo, le gusta el reggaetón (o como se escriba esa mierda) y pretende que todo el mundo le esté poniendo atención todo el tiempo. Es la niña consentida a la que todo le compran, todo le hacen, la que nunca ha movido un dedo para hacer algo que a la única que beneficia, es a ella (mucho menos lo hará si de ello depende el bienestar de otros). Y yo pensaba para mis adentros más superficiales “no no no, qué poca madre tienes Seele, de seguro eres la única a la que le cae mal, pero qué poco tolerante eres, qué mala” pero sospresa! también está la niña Porque, MD y algunos más a los que nomás no les cae. Me sentí aliviada cuando lo supe jajaja.

              Bien, ya que he escupido mi venenito les digo que el sábado estuvo mal. Anduvimos corriendo que porque se le antojaba un Starbucks, vamos por el café pues, que tanta gente la estresa (sí, y a muchos de los que intentan abrirse paso por el mercado también, pero no van gritándolo al que más cerca tienen, en ese caso a mí), correr porque a la otra se le va el tren, ya me cansé, ya no puedo correr más, ay ay ay, era lo único que decía. No pude ver las cosas que yo quería, tuve que aguantar pláticas estúpidas, la filmación de dos vídeos sin sentido, la amargués de esta niña… Sólo hubo algunos acontecimientos rescatables: vi mujeres hermosas, una libreta me dio una idea y me subí a un juego para niños en el que me divertí jajaja.

 

La noche del sábado concluyó conmigo intentando dormir y pensando una y otra vez: “pero qué bien me lo pasé ayer”.

Ahora sí, estoy en 0

noviembre 22, 2008

Ayer me pasó algo muy extraño. Me sentí muy triste y tuve ganas de llorar, pero las lágrimas no me salían. Entonces se me ocurrió: una película!!! ohh sí, así fue pues, que le dije a mi hermanete que si me explicaba como rentar una, porque acá todo muy sofisticado, y tarjetita y número confidencial etc etc, identificación de retina y estudio de ADN jajaja. Bueno, total que me decidí por “La vie en rose”, un filme francés, otro día comento sobre él, ahorita no tengo ganas. Cumplió su cometido, sólo me faltó un enorme bote de helado de galletas…

 

Cuando estás en cero, cuando no sabes qué sientes y tienes tantas cosas en la cabeza, mucho tiempo libre y suficiente frío como para salir a la calle a caminar, una historia triste te saca las lágrimas que tú solita no puedes hacer.

 

Tenía simplemente, ganas de llorar.