Posts Tagged ‘Soledad’

Y el título se quedó en la puerta!

enero 13, 2009

Pues ashhhh hoy ha sido un día extraño, no me gusta que la gente se enoje conmigo, no me gusta sentir que no soy bienvenida en un lugar, no me gusta quedar mal cuando me he comprometido a hacer algo, no me gusta que me interroguen, mucho menos que me juzguen… y eso es lo que esa mujer hace, mi madre anfitriona, eso es precisamente lo que hace, y lo detesto y me pone triste 😦

 

Aparte que ayer me puse medio malita, me ando enfermando, pero eso es más bien la manifestación física de mis preocupaciones. Y lo peor es que ni si quiera me puedo enfermar a gusto, porque si me enfermo me llevarán con ese doctor que no me cae bien, me dará medicinas que tendré que pagar o esperar a que mi seguro pague, deberé tomarlas y quedarme en casa… Mierda! ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

 

Y sólo quiero cantar y dejarme la cabeza en algún lado donde no moleste, sería bueno enterrarla en el jardín? o dársela al perro y que haga con ella lo que quiera? necesito vacaciones… jajajajaja!!! pero si estoy prácticamente de vacaciones. Tengo ganas de irme sin avisar y que nadie se pregunte donde estoy, tener el celular prendido y que sólo suene para escuchar que cómo lo estoy pasando, que no pregunten dónde estoy, porqué me fui, cuándo pretendo regresar, con quien estoy. Quiero que solo esperen escuchar que lo estoy pasando bien y cuelguen. 

 

Lo prometo, dejo constancia, cuando vuelva a México me iré a… al D.F. y ahí veré qué autobús sale, me iré sin reservación, a una playita rica y completamente sola. Como esto, para suerte mía, es la realidad (porque si viviera en mi propio mundo… qué aburrido jajaja todo perfecto todo el tiempo jajaja), pues dejaré una nota en la mesa del comedor que diga así: “Familia: pues si no me encuentran, es porque me fui jajaja a dónde? ni yo lo sé, cuándo regresaré? cuando el dinero o las ganas empiecen a escasear, con quién? sola, para qué? para no darle mi cabeza al perro… cuídense y pásenlo bien, no se preocupen, porque de México no me he ido. Los amo!” 

 

Así será, me iré, me iré lejos. No entendía porqué a mi tía le gustaba vacacionar así: sola. Pero ahora me cae el 20 (porqué no el 8, es un número tan genial!).  Será que quiero huir? me he pasado la vida huyendo… huyendo de la gente, de las cosas, del tiempo (sin conseguirlo), de mí. Me dan ganas de llorar, pero creo que no tengo suficiente sentimiento como para producir lágrimas, mis razones no son tan fuertes.

 

Cuídense, y si quieren irse a algún lado, háganlo y cuéntenme si estuvo bueno. 

 

Saludos!!!

 

P.D. Gracias Sebastian! aunque no me entiendas, y después de sólo dos días, ya te tengo cariño. Mañana también me llamarás y vendrás a abrazarme? (Sebastian es un bebé de dos años que está en el grupo donde hago mi servicio social)

 

P.D. El título… ps como el post no trata nada concretamente, no supe qué título poner jojojo inche post más pendejo, pero los sentimientos tampoco son muy inteligentes que digamos, son embargo la promesa se queda 😀

Anuncios

Más vale solo que mal acompañado

noviembre 30, 2008

Viernes, sola.

Sábado, País y El.azúcar.causa.el.mismo.efecto.que.el.alcohol, las dos niñas mexicanas con las que fui otra vez al mercado de navidad en Dortmund. Para abreviar, le daremos otro nombre, ammmm es que todos los que se me ocurren son malos juasjuas. Bueno, la llamaremos FM.

 

Aquí empieza la historia, el viernes me fui sola porque mis amigas no contestaron los mensajes y me dije: no vuelvo a quedarme en la casa durante el fin de semana! me fui a Dortmund, que no queda muy lejos de pueblo.  Sospresa! estaba el mercado de navidad! ay qué emoción! todo lindo, muchas luces, ya oscuro, muuuucho frío, mucha gente linda… Ay me quedé con ganas de sacar fotos de tantas niñas bellas que vi pasar, pero es que ese día andaba miedosilla y pues no me animé juajua. La tarde empezó triste, me iba lamentando porque eso de ir sola pues no es usualmente lo más agradable. Y ahora me doy cuenta, no es porque no haya encontrado con quien ir, pues gente si había, pero había que viajar más y no me apetecía pasar 4 horas en el tren. Iba caminando así, muy despacio por las calles, asomándome en cada puesto, viendo curiosidades y recuerditos, comida, bratwurst, Glühwein, currywurst, algodones de azúcar, caramelos… le di un par de vueltas al mercado, tranquilamente, me compré una salchicha con catsup y la comí despacio, ahh qué bien me supo. Tomé fotos, escuché música en la calle, seis hombres turcos tocaban y cantaban canciones muy alegres que me sacaron más de una sonrisa. La noche concluyó conmigo caminando de regreso a casa y cantando con los audífonos puestos. No estaba precisamente feliz, pero logré hacer algo por mí: vencí el miedo de ir sola y lo logré, pasé un rato agradable y aquí estoy. Vi muchas cosas geniales, mucha gente interesante y pasé también mucho frío, lo que me recuerda que necesito unos guantes XD

 

El sábado fue completamente diferente, llegar a la estación, esperar media hora a que llegaran estas señoras, y finalmente salir. País me cae excelente, es muy linda, tiene mucha energía y está bien loca, eso ya le da un punto extra jajaja. Fuimos a caminar un poco dado que ella llegó primero. Yo no tenía idea de que iba a ir también FM oh no! es de esas niñas que me molestan, su sola presencia me molesta. No lo puedo evitar, pero es que es mandona, grosera, presumida, no tiene nada de qué hablar, creo que nunca en su vida ha leído un libro completo, le gusta el reggaetón (o como se escriba esa mierda) y pretende que todo el mundo le esté poniendo atención todo el tiempo. Es la niña consentida a la que todo le compran, todo le hacen, la que nunca ha movido un dedo para hacer algo que a la única que beneficia, es a ella (mucho menos lo hará si de ello depende el bienestar de otros). Y yo pensaba para mis adentros más superficiales “no no no, qué poca madre tienes Seele, de seguro eres la única a la que le cae mal, pero qué poco tolerante eres, qué mala” pero sospresa! también está la niña Porque, MD y algunos más a los que nomás no les cae. Me sentí aliviada cuando lo supe jajaja.

              Bien, ya que he escupido mi venenito les digo que el sábado estuvo mal. Anduvimos corriendo que porque se le antojaba un Starbucks, vamos por el café pues, que tanta gente la estresa (sí, y a muchos de los que intentan abrirse paso por el mercado también, pero no van gritándolo al que más cerca tienen, en ese caso a mí), correr porque a la otra se le va el tren, ya me cansé, ya no puedo correr más, ay ay ay, era lo único que decía. No pude ver las cosas que yo quería, tuve que aguantar pláticas estúpidas, la filmación de dos vídeos sin sentido, la amargués de esta niña… Sólo hubo algunos acontecimientos rescatables: vi mujeres hermosas, una libreta me dio una idea y me subí a un juego para niños en el que me divertí jajaja.

 

La noche del sábado concluyó conmigo intentando dormir y pensando una y otra vez: “pero qué bien me lo pasé ayer”.